STOP – La técnica

Hoy os presento una sencilla forma de practicar que se puede realizar en cualquier momento y con interesantes beneficios.

La técnica del STOP te ayuda a salir del modo piloto automático, mantener un estado de calma y ser cada vez más consciente del momento presente.

Su nombre se debe a que cada una de las letras que compone la palabra se asocian a un paso de la práctica. De esta manera;

S.- Stop, parar.

T.- Toma dos respiraciones.

O.- Observa interior y exteriormente.

P.- Prosigue, continua.

Puedes ponerla en práctica en cualquier momento del día para centrar tu atención. Se recomienda que no sea un momento crítico o de excesiva carga emocional.

En cuanto a la duración recomendada, entre 30 segundos y 2 minutos está bien. 

PROCEDIMIENTO:

Primero.- Se trata de hacer una pausa, una parada voluntaria con la que rompemos la dinámica mental y nos centramos en el presente.

Segundo.- Atendemos a la respiración natural sin hacer ninguna modificación en su ritmo. Sigue dos ciclos de respiración, esto es, inhalamos y exhalamos dos veces.

Tercero.– Observamos o chequeamos la experiencia interna y la externa. Podemos fijarnos en el flujo de pensamiento. Si es rápido o lento. Si la mente está agitada o tranquila. Luego pasamos al estado emocional, ¿estamos alegres o tristes?, tal vez tu estado sea neutro. Etiqueta estas sensaciones. También puedes prestar atención a las sensaciones físicas, los puntos de contacto con el suelo, tensiones, dolor, etc. Después amplia el foco y lleva tu atención a las sensaciones del exterior. Los sonidos, la impresión de la temperatura en la piel, el movimiento.

Cuarto.- Por último, prosigue, continua con lo que estabas haciendo. Verás que la experiencia cambia en relación a cómo estaba antes de empezar. Se suele sentir una mayor tranquilidad y estarás más centrado/a. Al principio el cambio será sutil pero poco a poco lo irás notando más. También puedes utilizar esta práctica para hacer un reset o un punto de inflexión en tu día. Así podrás pasar de una actividad a otra sin cargar con nada de la anterior. De esta manera serás más eficiente.

Es bueno repetir varias veces al día la técnica como rutina de práctica informal. Entre tres y cinco veces esta bien.

Vas a darte cuenta de que cada vez estarás más centrado/a. Es muy gratificante ver como poco a poco te surge hacer las paradas de manera espontánea. En medio de una situación tensa, te ayuda a responder de manera asertiva y sosegada.

Al principio es fácil que se te olvide hacer los stop. Es aconsejable que te pongas una alarma, post-it, pegatinas, etc. a modo de recordatorio.

Y con esto ya puedes empezar, sólo debes recordar;

  • Stop – para.
  • Toma dos respiraciones.
  • Observa.
  • Prosigue – continua.

Escucha este contenido en mi podcast;

¡Gracias!

Un comentario sobre “STOP – La técnica

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: